Retiro de Meditación Vipassana de 10 días ¡Menuda experiencia!

Hará casi una semana que volví del retiro de meditación Vipassana. Y menuda experiencia…ha sido sin lugar a dudas (para mí) una prueba extraordinaria y dura a partes iguales. En el post de hoy: Retiro de Meditación Vipassana de 10 días ¡Menuda experiencia!

Hacía ya mucho tiempo que lo tenía en mente, en mi lista de “pendientes”. Como apasionada del Mindfulness y de las emociones fuertes, decidí tirarme a la piscina. Tras invertir mis vacaciones de Agosto en ello, e inscribirme una mañana de Mayo en la página web de Dhamma Neru, conseguí plaza. Parecía que lo más difícil estaba hecho.  ¡Qué equivocada estaba!. Pero no quiero avanzarme, y antes de contaros cómo viví la aventura, os estaréis preguntando…

¿Qué es la meditación Vipassana?

Vipassana significa “ver las cosas tal y como son en realidad”. Es una de las técnicas de meditación más antiguas de la India, re descubierta por Gotama el Buda hace más de 2500 años. Es un proceso de auto-purificación mediante la auto-observación, o en otras palabras, se observan las sensaciones que se experimentan en el cuerpo, sin reaccionar a ellas. ¡Ojo que leído parece sencillo! Según la tradición, cuando no reaccionamos al dolor (por ejemplo), y mantenemos una actitud de ecuanimidad (neutra), éste acaba desapareciendo, ya que toda sensación es impermanente, aparece y desaparece. Mediante la práctica se elimina lentamente toda desdicha acumulada, eliminando tensiones y sencillamente se es más feliz.

Cualquier persona, de cualquier religión, cultura y país puede hacer este curso. Ya que no tiene nada que ver con religión ni ritos ni sectas, simplemente es una técnica a través de la cual tienes una experiencia directa sin igual.

La base de la práctica se basa en 3 preceptos:

Sila: que significa conducta ética. Es la base moral sobre la cual se asentará la práctica. Los estudiantes nuevos deben acatar 5 reglas imprescindibles:

  • Abstenerse de matar a cualquier ser vivo
  • Abstenerse de robar
  • Abstenerse de toda actividad sexual
  • Abstenerse de mentir
  • Abstenerse de todo tipo de intoxicantes (fumar, beber alcohol, tomar medicación…)

Samādhi : es la concentración o domino de la mente. Si somos capaces de dominar nuestra mente mediante la práctica de la meditación, se llega a un estado donde la mente está más calmada, un estado espiritual de conciencia.

Paññā: sabiduría o visión cabal que purifica la mente. Meta final que nos permite la liberación del sufrimiento.

 

Mi experiencia del retiro. Vivir 10 días en noble silencio, meditando 11 horas al día.

Llegué a Dhamma Neru, el centro más próximo a Barcelona, que está situado en Santa Maria de Palautordera, bastante nerviosa. Tenía por delante 10 días en noble silencio, es decir, silencio de cuerpo, palabra y mente. Sin móvil ni cualquier distracción sensorial, como lectura, escritura, música etc. La cosa prometía. Con muchas ganas (pero el corazón algo encogido) empezó la odisea. Resistí y lo disfruté. Y al finalizar el curso, puedo asegurar que es una técnica increíble, y que merece una oportunidad, pese a lo exigente que parece.

Los tres primeros días fueron mi pista de aterrizaje de emergencia. Hasta finales del tercer día no me acostumbré a los horarios, levantarnos a las 4 de la mañana, meditar casi 11 horas al día, y cenar a las 17 horas un par de piezas de fruta, para mucho más tarde retirarnos a descansar nuestro maltrecho cuerpo a las 21 horas, fue una odisea. De hecho, hasta me pasó por la cabeza hacerme flequillo o cortarme las puntas con las tijeras chiquitinas de cortame las uñas…Al sentarme a meditar salían a borbotones emociones, sensaciones de dolor intensas, proyecciones constantes, que me descentraban de la respiración. Pero como bien nos recordó una de mis queridas compis de habitación tras terminar el curso: el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. A partir del cuarto día, hay muchos cambios. La capacidad de concentración aumenta, hay menos distracciones y es cuando entra en acción la técnica de Vipassana, que consiste en hacer un escaneo corporal constante, observando las sensaciones del cuerpo físico, sin rechazar las sensaciones de dolor, ni apegarnos a las sensaciones agradables. Para poner las cosas algo más interesantes, 3 veces al día, en las meditaciones en grupo y durante 1 hora seguida se adopta Adhiṭṭhāna, que en Pali significa firme determinación, o mejor dicho, que no puedes mover una sola parte de tu cuerpo en toda esa hora.

Sobreviví hasta el séptimo día de curso, y ahí fue cuando realmente empecé a disfrutar de ello. Me sentí mejor que nunca, vital, despierta, sonriente y con una sensación de conexión con la vida que no dejaba de asombrarme. Tengo que reconocer, que aunque ser una persona que vive en el presente, conté cada uno de los días que quedaban. Aún así seguía las meditaciones, los horarios y los consejos que daba el maestro S.N. Goenka, cada tarde a las 19.15 horas. Cada día era una experiencia extraordinaria, una fuente incesante de auto-conocimiento. Algo maravilloso.

 

Algunos de mis aprendizajes:

Os cuento algunos de los mensajes que me llevé de la experiencia. Fue alucinante las sincronías que se creaban entre todas las mujeres que convivimos juntas, que casi eramos unas cuarenta (ya que hombres y mujeres están separados). Sonreía por debajo de la nariz, siempre que me sorprendía a mi misma en medio de un improvisado baile al encontrarme en el paso de alguna de las compañeras. ¡Me di cuenta de que aún sin comunicación alguna el ser humano es capaz de entenderse a la perfección!.

La conexión con la naturaleza y los demás seres vivos se intensifica. Aumenta la sensibilidad, la percepción, los sentidos se afinan y eres capaz de sentir, ver, oler y tocar pequeñeces que hasta entonces nunca habías visto.

De manera natural la compasión hacia mi misma y hacia los demás crece sin parar. Me sorprendía a mi misma, aceptando amorosamente, sin juzgar, sin reaccionar a hechos que hasta el momento me podían molestar. Con una nueva mirada sin juicios, conoces a gente maravillosa. Las revoluciones de tu mente se rebajan a niveles insospechados. Fluyes con naturalidad y facilidad. Estás más tranquila y vital. Hay una indudable aumento de la claridad mental.

 

Consejos prácticos:

– Llévate ropa cómoda y en abundancia. Aunque puedes lavar la ropa a mano. Nunca está de más que lleves algún chal para meditar, tu toalla, sábanas y ropa de abrigo. Si eres presumid@ no te olvides las cremas, el champú (y ese largo etcétera), ya que en los períodos de descanso, entre meditación y meditación, a parte de andar por el exterior (precioso) del centro, podrás dedicarte a ponerte crema en partes tan insospechadas como los codos.

– La comida es vegetariana, y aunque yo soy celíaca, y tengo que seguir una dieta sin gluten muy estricta, no me encontré mal ni un sólo día. ¡Alucinante! Además estaba tan y tan rica la comida…

– Si tienes problemas en las rodillas, o en la espalda (como en mi caso), puedes comentarlo con la manager (persona que está pendiente del tema del alojamiento, comida y material durante el curso), y te facilitarán una banqueta o una silla con respaldo, que realmente te salva la vida.

– Sé previsiv@ y apúntate con antelación a los cursos, incluso varios meses antes, ya que tienen mucho éxito y se llenan rápidamente. Aquí tienes el link con el calendario anual de cursos en España.

– Tanto para llegar como para marchar del centro puedes apuntarte a un tablón de anuncios, donde se ofrecen y se requiere transporte. Puedes acceder a él aquí.

– El precio del curso es a voluntad. Según la tradición cada estudiante hace una donación desinteresada, según sean sus recursos y lo valiosos que hayan sido los aprendizajes para sí. En el décimo día se puede hacer la donación, tanto en metálico como en tarjeta, o si se prefiere más tarde se puede hacer una transferencia bancaria.

 

Como veis es una experiencia dura pero maravillosa. Que sin duda la repetiré. Os animo a que lo probéis, que como decía el Buda, “estás aquí para encontrar tu propio camino y entregarte a él con cuerpo y alma.”

Y por supuesto, cualquier pregunta, no dudes en dejar tu comentario.

 

Clara.

8 comentarios en “Retiro de Meditación Vipassana de 10 días ¡Menuda experiencia!

  1. Juan dijo:

    Hola me sirve de mucho toda la información que das, ponen algun problema para darte una silla porque yo voy con problemas de espalda y no me gustaria ir para tener que darme la vuelta o me nieguen la silla ya que mi espalda sin silla no aguanta ni una hora.

    Le gusta a 1 persona

    • Clara Rosell Dronda dijo:

      Hola Juan!!! A mi no me pusieron problemas. Insite en que tienes muy mal la espalda, y te darán una silla seguro. Si la pides al inicio mejor, ya que así te aseguras de que no de hayan repartido todas. Mucha suerte y a disfrutar de la experiencia!!ya nos contarás 😊

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s