Retiro de Mindful Eating que cambiará tu vida en 2018

¿Sientes que tu vida está controlada por la comida? ¿Piensas en calorías a todas horas? ¿Comes con ansiedad, estrés y por motivos emocionales? Si has respondido con 3 Sí rodundos, te animamos a que vengas al próximo Retiro de Mindful Eating. Un fin de semana de alimentación consciente y meditación, que ya ha cambiado muchas vidas. Un camino diferente que te ayudará a cambiar tu actual relación con la comida.

 

¿Qué es el Mindful Eating?

Mindful Eating o Alimentación Consciente, no es una dieta. Es una forma alternativa de relacionarse con la comida. Consiste en llevar nuestra atención al modo en el que comemos. El Método Atrévete a comer, te propone comer sólo cuando tengas hambre física y no  emocional. Una actitud Mindful, atenta y curiosa, que permite escuchar a nuestro cuerpo y a nuestras necesidades emocionales. Para cuando te encuentres en una cena de picoteo, y pase por delante de ti una croqueta, no te la comas rápidamente. Puedas parar, conectar con el estómago y observa la sensación de hambre o saciedad; y a partir de ahí decidir si te comes esa croqueta o no. Como ves esto va de decidir y no de reaccionar.

Un nuevo enfoque revolucionario que centra el protagonismo en la persona y no en el plato. Y que ha acompañado desdel 2011 a cientos de personas, a cambiar la relación con la comida. Para dejar de buscar la felicidad, la tranquilidad y el sosiego en los alimentos…para empezar a llevar toda esa energía a lo que de verdad nos hace felices: nuestra vida, nuestras metas e ilusiones. Tal y cómo explicaba Maria Pilar Casanova, creadora del método en el artículo de Cosmopolitan.

 

¿Cómo un Retiro de Mindful Eating puede cambiarme la vida?

Si estás hart@ de hacer dietas, de controlar lo que comes, de adelgazar y engordar, de machacarte por comer de manera automática, de la culpa y que te digan que “no tienes fuerza de voluntad”…este es tu retiro.

Nos sentimos felices de anunciar que nuestro próximo retiro de mindful eating será del 25 al 27 de mayo del 2018. Un fin de semana muy-muy especial para re(conectar) contigo, con el grupo y con la naturaleza. Se trata de 3 días intensivos y residenciales en los que condensamos nuestro programa de 8 semanas MB-MAC, en formato intensivo.

Tendrá lugar en una casa absolutamente PRE-CIO-SA. En la casa rural Aiguabella, en un pequeño pueblo Sant Feliu de Pallarols, cerca de Olot (Girona). La entrada está prevista para el viernes a las 9:00h y  la salida el domingo a las 18:00h. Puedes descárgarte el folleto con más información dónde detallamos los horarios de las actividades, los contenidos de cada bloque.

 

 

 

Esto te importa, y mucho…

Queremos que disfrutes de esta experiencia así que nos gustaría proponerte algo de lo más interesante.

¡PROMOCIÓN LIMITADA! > Vénte con un amig@.

Si te apuntas AHORA a este retiro de mindful eating puedes aprovechar de un precio especial de 400€ por persona, obteniendo un descuento de 200€, ya que el precio del fin de semana (alojamiento, pensión completa y formación MB-MAC) sin promoción es de 500€. Ten en cuenta que esta promo es limitada y no durará muchos días más.

400€

Si tienes dudas o prefieres hablar tu caso en persona, llámanos (646 434 622) o  escríbenos. En serio, hazlo. 

 

 

¿Y si no puedo pero quiero venir?

Te proponemos otra opción. Si puedes cogerte las vacaciones en Agosto, te sugerimos venir a nuestro siguiente retiro de mindful eating, el 28, 20 y 30 de agosto en la misma cadsa rural de Aiguabella. Siento la entrada en martes a las 9h y la salida el jueves a las 18.30h. Para consultar más información y/o inscribirte, entra en el link de Institut Gestalt.

 

Además…sus palabras nos avalan 🙂

“El retiro es fantástico. Definitivamente es la única forma para cambiar hábitos e incluir la atención plena en tu vida y en tu relación con la comida.” – Participante 1ª Edición del Retiro de Mindful Eating en Sitges.

“El curso perfecto para encontrar la paz contigo misma.” – Participante 1ª Edición del Retiro de Mindful Eating en Sitges.

“Las entrenadoras son encantadoras y próximas. El curso es súper interesante y efectivo. Realmente se aprence mucho y se obtienen resultados, al tiempo que es muy profundo y te obliga a crecer con buenas herramientas.” – Participante 17ª Edición del curso MB-MAC de 8 semanas en Institut Gestalt de Barcelona.

 

Si aún así tienes dudas… dale un vistazo al vídeo del año pasado:

 

La extraordinaria metáfora de “La Vaca”

La historia cuenta que un viejo maestro deseaba enseñar a uno de sus discípulos que la vida de conformismo y mediocridad no permite superar los obstáculos que impiden triunfar.

 

Para impartir su lección al joven, el maestro decidió que aquella tarde visitaran juntos algunos de los parajes más pobres de la provincia. Después de caminar un largo rato encontraron el vecindario más triste y desolador de la comarca y se dispusieron a buscar la más humilde de todas las viviendas.

 

En una casucha a medio derrumbarse de apenas seis metros cuadrados vivían ocho personas. El padre, la madre, cuatro hijos y dos abuelos todos se las arreglaban para acomodarse de cualquier manera en aquel reducido espacio.

 

Sus ropas viejas y remendadas, y la suciedad y el mal olor que envolvía a sus cuerpos, eran la mejor prueba de la profunda miseria que ahí reinaba.

 

Curiosamente, en medio de este estado de penuria y pobreza total, la familia contaba con una sola posesión, extraordinaria bajo tales circunstancias, una vaca.. una flacuchenta vaca cuya escasa leche proveía a la familia un poco de alimento para sobrevivir.

 

Y allí, el maestro y su discípulo pasaron la noche. Al día siguiente, muy temprano, asegurándose de no despertar a nadie, el anciano maestro le dijo en voz baja a su discípulo:

“Es hora de que aprendas la lección que nos trajo a estos parajes”

 

Ante la incrédula mirada del joven, y sin que éste pudiera hacer algo para evitarlo, súbitamente el anciano sacó una daga que llevaba en su bolsa y de un solo tajo degolló a la pobre vaca que se encontraba atada en la puerta de la vivienda.

 

¿Qué has hecho maestro?

– dijo el joven susurrando para no despertar a la familia.

¿Qué lección es ésta que deja a una familia en la ruina total? ¿Cómo has podido matar esa pobre vaca que era su única posesión?

 

Un año más tarde los dos hombres decidieron pasar por aquel paraje para ver qué había ocurrido con la familia. Buscaron en vano la humilde vivienda, pero donde se encontraba la ruinosa casucha ahora se levantaba una casa grande. Se detuvieron por un momento para observarla a distancia, cuál sería su sorpresa cuando, del interior de la casa, vieron salir al mismo hombre que un año atrás les había dado posada. Sin embargo, su aspecto era totalmente distinto. Sus ojos brillaban, vestía ropas limpias, iba aseado y su amplia sonrisa mostraba que algo significativo había sucedido.

 

Rápidamente se dispusieron a saludarlo para averiguar qué había ocasionado tal cambio en la vida de esta familia. El hombre que ignoraba que el joven y su maestro habían sido los causantes de la muerte de la vaca les contó cómo, casualmente el mismo día de su partida, algún maleante, envidioso de su escasa fortuna, había degollado salvajemente al pobre animal.

 

Por mucho tiempo, la leche que producía la vaca había sido su única fuente de sustento. Más aún, poseer este animal les había ganado el respeto de los vecinos. Sin embargo – continuó el  hombre  de aquel trágico día, nos dimos cuenta que nuestra propia supervivencia se vería amenazada, entonces  decidimos limpiar el patio en la parte de atrás de la casucha. Conseguimos algunas semillas y sembramos hortalizas y legumbres para alimentarnos

 

Pasado algún tiempo, nos dimos cuenta que la improvisada granja producía mucho más de lo que necesitábamos para nuestro sustento, así que comenzamos a venderle algunos vegetales que nos sobraban a nuestros vecinos y con esa ganancia compramos más semillas.

 

El joven, quien escuchaba atónito la increíble historia, entendió finalmente la lección que su sabio maestro quería enseñarle. La vaca, además de ser su única posesión, era también la cadena que los mantenía atados a una vida de conformismo y mediocridad.

 

Autor. Dr. Camilo Cruz

Mindfulness en Tarragona. Vivir en el aquí y el ahora.

Cuando el Mindfulness llega a tu vida, hay un antes y un después. Es una filosofía de vida. Una actitud. Mindfulness está en boca de muchos, parece que no hay lugar donde no se hable de la atención plena. Mindfulness en Tarragona. Vivir en el aquí y el ahora.

¿Minduflness es sinónimo de meditación?

Sí, por supuesto. Pero vayamos por partes. Muchos de nosotros a veces confundimos el término meditar, como pensar o reflexionar. Y más bien cuando comparamos Mindfulness con meditación, es todo lo contrario.

Mindfulness es prestar atención a nuestra experiencia, momento a momento. Sin distraernos, ni preocuparnos por el futuro, ni pensar en lo que deberíamos haber hecho en el pasado. ¿Te suena todo esto? ¿Cuántas veces te has sorprendido embobado dándole vueltas al coco sobre algo? Entre tanta cavilación y ante tal torbellino mental nos perdemos lo que realmente es. Perdemos de vista el momento presente. Solo en el aquí y el ahora podemos de verdad sentir, amar, perdonar, oler, saborear…vivir.

Así que vivimos entre dos dimensiones, el pasado y el futuro. Y el ahora, el presente queda estrujado, por esos grandes y colosales paredes.

 

Las buenas noticias: Podemos volver a vivir instalados en el presente.

Es posible si sabes cómo hacerlo. Aquí entra en juego la práctica de la atención plena. La capacidad de habitar el presente, entrenando el fluir mente, conectando con las sensaciones del cuerpo, y aceptando todas las emociones que vienen y van.

Meditar nada tiene que ver con dejar la mente en blanco ni repetirse pensamientos positivos. No necesitas estar rodeado por incienso ni un ambiente zen. Ni siquiera tienes que sentarte en posición de piernas cruzadas, para practicar Mindfulness. Es más bien lo opuesto.

 

Mindfulness es una forma de meditación.

Hay muchísimas tradiciones de meditación. Mindfulness es pues un tipo. Me encanta la definición de Vicente Simón, que lo define como “calmar la mente” para ver con claridad. Y es que a veces cuando andamos de aquí para allá cargados de tareas, problemas y estrés, nos hace bastante falta ver con más claridad.

Jon Kabat-Zinn, considerado como el padre del Mindfulness en occidente, apunta:

“La conciencia plena se ejercita prestando atención de manera activa en el momento presente y sin juzgar. Desarrollar la capacidad de abrazar la realidad de las cosas es curativo y transformador, cambia nuestro cerebro, tal como demuestran las investigaciones neurológicas”.

 

Entonces…¿Cómo practico Mindfulness?

La conciencia plena es una capacidad universal que tod@s podemos cultivar. Al practicarla, desarrollamos nuestra capacidad innata para estar presentes en el fluir de nuestros pensamientos, emociones y sensaciones físicas.

Los 7 fundamentos de la atención plena son:

No juzgar

Constantemente agrupamos. Lo bueno y lo malo. Criticamos y analizamos. Tenemos la costumbre de clasificar y juzgar todo lo que nos rodea. Debemos adoptar una actitud de imparcialidad. Seamos testigos de nuestra propia experiencia, sin aferrarnos a ella. Pasar del: “fíjate mira que mal está haciendo Pepita tal cosa”… a quizá tener el mismo pensamiento, y pillarlo al vuelo. Ahí está el secreto. El juicio al principio persistirá, pero al darnos cuenta de que este pensamiento aparece, si no le damos importancia, desaparecerá.

PACIENCIA

La mente es como un mono travieso. Y la paciencia es una cualidad especialmente útil. Debemos desarrollar una mirada tierna y posibilitadora hacia nosotr@s mismos. La misma mirada que tiene una abuela hacia su nieta. Tierna y dulce.

Mente de principiante

Cultivar la conciencia meditativa requiere de nuestra capacidad de mantener la mente abierta y curiosa. Tener la misma actitud de investigación juguetona que tienen los niños pequeños. Siempre dispuestos a ver la riqueza del momento presente, siempre dispuestos a verlo todo como si fuese la primera vez. Es una diferencia evidente entre los adultos y los niños. Nosotros nos distraemos en preocupaciones. Ellos se distraen en juegos y diversión.

CONFIANZA

Al practicar la atención consciente, practicamos una actitud de confianza compasiva hacia nosotros mismos y hacia todo lo que nos rodea.

No esforzarse

Es curioso, pero la meditación nos acerca al fluir de la vida. A mi me gusta pensar en una imagen clara. La de que existen 3 caminos. El camino de la izquierda es el del control. El de la derecha, el del descontrol. Y en medio, está el Mindfulness. Dejemos de vivir en el control o el descontrol, para fluir en el camino de la vida. “No hay que nadar en contra de la corriente de la vida, sino a su favor. Ni siquiera hay que nadar. Basta abrirse de brazos y dejarse llevar”, dice Pablo d’Ors.

Aceptación

Lo único que de verdad existe es lo que hay ahora. Así que sea lo que sea, está ahí para ser sentido. Debemos hacerle sitio. Observar y dejar ir.

SOLTAR

El ser humano es especialista en aferrarse a todo. Nos convencemos de que somos quienes somos por lo que tenemos, por lo que nos pasa…¡Estamos tan equivocados…!

 

En definitiva…

Mindfulness es una manera de conectarte con tu vida, con tu realidad. Y prestar atención de un modo especial. ¿Descansar la atención en qué? En lo que sea. En la respiración, en las sensaciones físicas. Estar pendiente de los sonidos, de la naturaleza, de tus emociones… Mindfulness es como una lupa. Un instrumento que te ayuda a ver, sentir, oír, tocar, escuchar con más intensidad.

Así que si te animas a poner en marcha esta nueva manera de vivir la vida, contacta conmigo, en Tarragona. Además no te pierdas las próximas charlas gratuitas y talleres sobre Mindful Eating y Mindfulness.

¡Muchas gracias por leer! 🙂

Retiro de Meditación Vipassana de 10 días ¡Menuda experiencia!

Hará casi una semana que volví del retiro de meditación Vipassana. Y menuda experiencia…ha sido sin lugar a dudas (para mí) una prueba extraordinaria y dura a partes iguales. En el post de hoy: Retiro de Meditación Vipassana de 10 días ¡Menuda experiencia!

Hacía ya mucho tiempo que lo tenía en mente, en mi lista de “pendientes”. Como apasionada del Mindfulness y de las emociones fuertes, decidí tirarme a la piscina. Tras invertir mis vacaciones de Agosto en ello, e inscribirme una mañana de Mayo en la página web de Dhamma Neru, conseguí plaza. Parecía que lo más difícil estaba hecho.  ¡Qué equivocada estaba!. Pero no quiero avanzarme, y antes de contaros cómo viví la aventura, os estaréis preguntando…

¿Qué es la meditación Vipassana?

Vipassana significa “ver las cosas tal y como son en realidad”. Es una de las técnicas de meditación más antiguas de la India, re descubierta por Gotama el Buda hace más de 2500 años. Es un proceso de auto-purificación mediante la auto-observación, o en otras palabras, se observan las sensaciones que se experimentan en el cuerpo, sin reaccionar a ellas. ¡Ojo que leído parece sencillo! Según la tradición, cuando no reaccionamos al dolor (por ejemplo), y mantenemos una actitud de ecuanimidad (neutra), éste acaba desapareciendo, ya que toda sensación es impermanente, aparece y desaparece. Mediante la práctica se elimina lentamente toda desdicha acumulada, eliminando tensiones y sencillamente se es más feliz.

Cualquier persona, de cualquier religión, cultura y país puede hacer este curso. Ya que no tiene nada que ver con religión ni ritos ni sectas, simplemente es una técnica a través de la cual tienes una experiencia directa sin igual.

La base de la práctica se basa en 3 preceptos:

Sila: que significa conducta ética. Es la base moral sobre la cual se asentará la práctica. Los estudiantes nuevos deben acatar 5 reglas imprescindibles:

  • Abstenerse de matar a cualquier ser vivo
  • Abstenerse de robar
  • Abstenerse de toda actividad sexual
  • Abstenerse de mentir
  • Abstenerse de todo tipo de intoxicantes (fumar, beber alcohol, tomar medicación…)

Samādhi : es la concentración o domino de la mente. Si somos capaces de dominar nuestra mente mediante la práctica de la meditación, se llega a un estado donde la mente está más calmada, un estado espiritual de conciencia.

Paññā: sabiduría o visión cabal que purifica la mente. Meta final que nos permite la liberación del sufrimiento.

 

Mi experiencia del retiro. Vivir 10 días en noble silencio, meditando 11 horas al día.

Llegué a Dhamma Neru, el centro más próximo a Barcelona, que está situado en Santa Maria de Palautordera, bastante nerviosa. Tenía por delante 10 días en noble silencio, es decir, silencio de cuerpo, palabra y mente. Sin móvil ni cualquier distracción sensorial, como lectura, escritura, música etc. La cosa prometía. Con muchas ganas (pero el corazón algo encogido) empezó la odisea. Resistí y lo disfruté. Y al finalizar el curso, puedo asegurar que es una técnica increíble, y que merece una oportunidad, pese a lo exigente que parece.

Los tres primeros días fueron mi pista de aterrizaje de emergencia. Hasta finales del tercer día no me acostumbré a los horarios, levantarnos a las 4 de la mañana, meditar casi 11 horas al día, y cenar a las 17 horas un par de piezas de fruta, para mucho más tarde retirarnos a descansar nuestro maltrecho cuerpo a las 21 horas, fue una odisea. De hecho, hasta me pasó por la cabeza hacerme flequillo o cortarme las puntas con las tijeras chiquitinas de cortame las uñas…Al sentarme a meditar salían a borbotones emociones, sensaciones de dolor intensas, proyecciones constantes, que me descentraban de la respiración. Pero como bien nos recordó una de mis queridas compis de habitación tras terminar el curso: el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. A partir del cuarto día, hay muchos cambios. La capacidad de concentración aumenta, hay menos distracciones y es cuando entra en acción la técnica de Vipassana, que consiste en hacer un escaneo corporal constante, observando las sensaciones del cuerpo físico, sin rechazar las sensaciones de dolor, ni apegarnos a las sensaciones agradables. Para poner las cosas algo más interesantes, 3 veces al día, en las meditaciones en grupo y durante 1 hora seguida se adopta Adhiṭṭhāna, que en Pali significa firme determinación, o mejor dicho, que no puedes mover una sola parte de tu cuerpo en toda esa hora.

Sobreviví hasta el séptimo día de curso, y ahí fue cuando realmente empecé a disfrutar de ello. Me sentí mejor que nunca, vital, despierta, sonriente y con una sensación de conexión con la vida que no dejaba de asombrarme. Tengo que reconocer, que aunque ser una persona que vive en el presente, conté cada uno de los días que quedaban. Aún así seguía las meditaciones, los horarios y los consejos que daba el maestro S.N. Goenka, cada tarde a las 19.15 horas. Cada día era una experiencia extraordinaria, una fuente incesante de auto-conocimiento. Algo maravilloso.

 

Algunos de mis aprendizajes:

Os cuento algunos de los mensajes que me llevé de la experiencia. Fue alucinante las sincronías que se creaban entre todas las mujeres que convivimos juntas, que casi eramos unas cuarenta (ya que hombres y mujeres están separados). Sonreía por debajo de la nariz, siempre que me sorprendía a mi misma en medio de un improvisado baile al encontrarme en el paso de alguna de las compañeras. ¡Me di cuenta de que aún sin comunicación alguna el ser humano es capaz de entenderse a la perfección!.

La conexión con la naturaleza y los demás seres vivos se intensifica. Aumenta la sensibilidad, la percepción, los sentidos se afinan y eres capaz de sentir, ver, oler y tocar pequeñeces que hasta entonces nunca habías visto.

De manera natural la compasión hacia mi misma y hacia los demás crece sin parar. Me sorprendía a mi misma, aceptando amorosamente, sin juzgar, sin reaccionar a hechos que hasta el momento me podían molestar. Con una nueva mirada sin juicios, conoces a gente maravillosa. Las revoluciones de tu mente se rebajan a niveles insospechados. Fluyes con naturalidad y facilidad. Estás más tranquila y vital. Hay una indudable aumento de la claridad mental.

 

Consejos prácticos:

– Llévate ropa cómoda y en abundancia. Aunque puedes lavar la ropa a mano. Nunca está de más que lleves algún chal para meditar, tu toalla, sábanas y ropa de abrigo. Si eres presumid@ no te olvides las cremas, el champú (y ese largo etcétera), ya que en los períodos de descanso, entre meditación y meditación, a parte de andar por el exterior (precioso) del centro, podrás dedicarte a ponerte crema en partes tan insospechadas como los codos.

– La comida es vegetariana, y aunque yo soy celíaca, y tengo que seguir una dieta sin gluten muy estricta, no me encontré mal ni un sólo día. ¡Alucinante! Además estaba tan y tan rica la comida…

– Si tienes problemas en las rodillas, o en la espalda (como en mi caso), puedes comentarlo con la manager (persona que está pendiente del tema del alojamiento, comida y material durante el curso), y te facilitarán una banqueta o una silla con respaldo, que realmente te salva la vida.

– Sé previsiv@ y apúntate con antelación a los cursos, incluso varios meses antes, ya que tienen mucho éxito y se llenan rápidamente. Aquí tienes el link con el calendario anual de cursos en España.

– Tanto para llegar como para marchar del centro puedes apuntarte a un tablón de anuncios, donde se ofrecen y se requiere transporte. Puedes acceder a él aquí.

– El precio del curso es a voluntad. Según la tradición cada estudiante hace una donación desinteresada, según sean sus recursos y lo valiosos que hayan sido los aprendizajes para sí. En el décimo día se puede hacer la donación, tanto en metálico como en tarjeta, o si se prefiere más tarde se puede hacer una transferencia bancaria.

 

Como veis es una experiencia dura pero maravillosa. Que sin duda la repetiré. Os animo a que lo probéis, que como decía el Buda, “estás aquí para encontrar tu propio camino y entregarte a él con cuerpo y alma.”

Y por supuesto, cualquier pregunta, no dudes en dejar tu comentario.

 

Clara.

Hola! Te cuento sobre mi

Hola! Quizá nos conocemos, quizá no. Por si a caso, me presento. Te cuento sobre mi.

Soy Clara Rosell Dronda (aunque eso ya lo sabes). Soy psicóloga y psicoterapeuta especializada en Mindfulness (atención plena), formadora del método Atrévete a comer (MB-MAC) de alimentación consciente, Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching WingWave®.

Vamos paso a paso. Estarás pensando: Qué montón de nombres raros…¿verdad? Pero antes de contarte más sobre mi formación… ¿Qué hay detrás de la psicóloga? Soy una persona alegre, vivaracha y a la que le encanta reír. “Buscadora” de nuevas aventuras y nuevos proyectos estimulantes. Apasionada de viajar y conocer otras culturas. Mis hobbies: la meditación, el yoga y cocinar sin gluten.

Ahora sí: más sobre mi formación profesional. Vivo en el presente, en el aquí y el ahora. Estudié Psicología en la Universidad de Barcelona, también cursé parte de mis estudios en la Universiteit of Ghent (Bélgica) y en Southern Cross University (Australia). Al acabar tenía algo muy claro: quería vivir una experiencia de voluntariado en extranjero. Tuve la gran suerte de colaborar como psicóloga en la Fundación Vicente Ferrer en Annantapur (India). Una experiencia increíble, sin igual. De ahí fui directa al Mindfulness. Fue amor a primera vista. Empecé participando de alumna en el programa de 8 semanas de Atrévete a Comer, de alimentación consciente o mindfuleating. Otro amor. Más tarde decidí hacer el posgrado en Mindfulness: Empresa, Salud y Educación, en el Institut Gestalt de Barcelona. En el mismo Institut realicé las formaciones de Practitioner de Programación Neurolingüística (PNL) y Coaching WingWave®.

Mi trabajo me encanta. Actualmente realizo sesiones individuales y formaciones en grupo de alimentación consciente. No hay mayor satisfacción que acompañar a personas en un proceso de cambio. Ayudar a disolver bloqueos emocionales y re-connectar con estas emociones, sensaciones y pensamientos. Siempre con pasión y entrega.

¡Ahora sí, ya te puedes hacer una ligera idea de quién soy! No te pierdas los próximos posts  😉

Cualquier cosa…no lo dudes, pregúntame.

Clara