Minful Eating

Mindful Eating o…¡Rompe con la mentalidad de dieta!

Mindful Eating o Alimentación Consciente es una nueva propuesta, en la que se deja de poner la atención en lo que se pone (o no) en tú plato, para centrarse en la persona, lo que realmente necesita tu cuerpo. Queremos que conozcas el programa de Atrévete a Comer, en el que no se trata sobre nutrición, calorías, dietas, ni alimentos buenos o malos. Olvida el adelgazar-engordar, y recupera el placer de comer.

Método de alimentación consciente Atrevete a comer

¿Qué es el Método de Atrévete a Comer (MB-MAC)?

El Método Atrévete a Comer Basado en Mindfulness (MB-MAC), programa de 8 semanas, enseña hábitos de Alimentación Consciente o Mindful Eating. Un método innovador y pionero en España que te enseña una nueva manera de relacionarte con la comida y contigo misma/o. Recupera una relación sana con la comida, re-connectando con tus sensaciones físicas y las emociones. 

Basado en la Atención plena (Mindfulness) y recursos de Programación Neurolingüística (PNL).


¿A quién va dirigido?

Personas que comen de manera automática, con estrés o por motivos emocionales, que tiene patrones de alimentación desordenados (por restricción o exceso) y problemas de regulación de peso. Para aquellas personas que busquen una solución permanente y definitiva, sin hacer dieta.


Tipos de Programas:

  • Formato de 8 semanas (1 día/semana durante 2 meses)
  • Formato Intensivo (2 días/semana durante 2 semanas)
  • Formato Residencial o Retiro (3 días consecutivos con alojamiento)
  • Formato Individual (1 día/semana durante 10 semanas consecutivas)
  • Formato de 8 semanas Online (Estamos a punto de lanzar nuestro nuevo cuqui-programa online).

Objetivo de los cursos:

Aprender a comer para vivir y no vivir para comer y además:

  • Aprender a reconocer y tomar conciencia de las señales físicas del hambre y la saciedad para poder responder a ellas en vez de reaccionar;
  • Identificar las causas y creencias que generan los comportamientos automáticos que llevan a comer sin pensar y así poder modificar los;
  • Distinguir entre hambre emocional y hambre física ampliando los recursos para poder satisfacer adecuadamente la necesidad emocional de compañía, distracción, premio, etc. sin tener que acudir al recurso de la comida; y
  • Experimentar qué es comer con atención plena (técnica mindfulness), reduciendo la ansiedad y el estrés para poder participar más de la experiencia sensorial y recuperar así el placer de comer.