Después de asistir a una charla informativa, me di realmente cuenta, de que solo pensaba en comida…¡Qué agotador! Y puedo decir, que después de idas y venidas, de conectar, desconectar y volver a conectar con la alimentación consciente, soy más feliz que nunca.

NÚRIA